Make your own free website on Tripod.com

Iglesia La Voz Apostólica Intl.

Meciendo El Barco
Home
LA IGLESIA EN DALLAS, TEXAS
The Apostolic Truth
La Doctrina Bíblica - Lo Que Creemos.
Nuestra Historia
El Liderazgo
Algunos Miembros y Visitas
Los Ninos (Algunos)
Noticiero Apostólico
Calendario de Eventos
LIBRERIA APOSTOLICA - La Sana Doctrina
Libros y Estudios Disponibles
Profecía
Meciendo El Barco
La Mujer Virtuosa
Direcciones
Páginas Importantes
Contáctenos

EL EVANGELIZAR - VERSO - EL TESTIFICAR

por: Apóstol P. R. Menzies I

INTRODUCCION

Hay un grave problema en la Iglesia de hoy referente al Evangelismo. Algunos ya no lo practican, mientras que otros lo practican mal.

Muchos a la verdad no saben como evangelizar Bíblicamente. La Biblia nos provee instrucciones directas en cuanto el evangelismo. Estas instrucciones podrán Mecer tu Barco, pero le animo en el Nombre de Jesús el Cristo que seas honesto, humilde y abierto para aprender, y que pongas por obra lo Bíblico. Tantas veces nosotros esperamos de nuestros miembros, o las almas a quienes estamos evangelizando, que se sometan a la palabra y que lo obedezcan inmediatamente. ¡Dios espera lo mismo de usted!

Por la mayoría de mi ministerio yo creía y practicaba algo que la Biblia NO Apoya. Yo mandaba a las hermanas a Evangelizar con los Varones para que ellas pudieran dar Estudios Bíblicos a las Mujeres que se encontraban en los hogares. Yo NO tenía aprobación Bíblica para mis acciones, ni consideraba seriamente lo que hacía. Muchos dicen que son Apostólicos o Pentecostales, creyendo y practicando lo que los Apóstoles y los del Día de Pentecostés creían y practicaban, sin embargo, cuando se llega a puntos como estas, se Esconden, se Enojan, o Evitan completamente el tema.

Antes de seguir, vamos a considerar la raíz del problema. El problema es que muchos ministros y miembros de las iglesias, no tienen ni la menor idea, que quiere decir evangelio menos evangelizar. ¡Muchos confunden el testificar con evangelizar! ¡Hay que enseñar el evangelio!

En este estudio, trataremos con las siguientes preguntas: ¿Cómo entonces se debe de Evangelizar? ¿Quines son los que deben de Evangelizar? ¿Que es el Testificar, y quienes son los que lo deben de hacer?

 

¡EL EVANGELISMO!

 

EL EVANGELIO:

Pablo enseñó que los tres pasos al Calvario son el evangelio que nosotros debemos predicar. En 1 Corintios 15:1-4 él nos dice ADEMAS os declaro, hermanos, el evangelio que os he predicado, el cual también recibisteis, en el cual también perseveráis; Por el cual asimismo, si retenéis la palabra que os he predicado, sois salvos, si no creísteis en vano. Porque primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí: Que Cristo fué muerto por nuestros pecados conforme á las Escrituras; Y que fué sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme á las Escrituras: Pablo dijo después en II Tesalonicenses 1:7-8, Y a vosotros que sois atribulados, daros reposo con nosotros, cuando se manifieste el Señor Jesús desde el cielo con los ángeles de su poder, En llama de fuego, para dar retribución a los que no conocieron a Dios, ni obedecen al evangelio de nuestro Señor Jesús el Cristo.

Pablo nos dijo que el evangelio es la muerte, sepultura, y resurrección de Cristo. ¿Cómo podríamos obedecer la muerte, sepultu- ra, y resurrección?--por medio del arrepentimiento, bautismo, y recibiendo el Espíritu Santo. Nótese que el Señor Jesús se ha de aparecer En llama de fuego, para dar retribución a los que no conocieron á Dios, ni obedecen al evangelio. Es completamente necesario para cada ser humano obedecer el evangelio naciendo DE NUEVO DEL AGUA Y DEL ESPIRITU.

Los hombres entonces, deben de compartir el evangelio, para preparar al oyente para el reino de los cielos; ya que Jesús nos manda a decirles que: Se ha acercado a vosotros el reino de Dios.

Jesús, en su encuentro con Nicodemo, le declaró primeramente que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios. (queriendo decir) . . . que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios. . . Os es necesario nacer de nuevo (Juan 3:3, 5, 7).

Pedro, en su primera enseñanza bajo el periodo de la Gracia (la dispensación de la Iglesia), dijo, . . . Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesús el Cristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo. (Hechos 2:38). ¡El Arrepentimiento y bautismo son completamente esenciales para la remisión de pecados; y sin el Espíritu Santo nadie entrará en el reino de Dios!

El Arrepentimiento (muerte), bautismo en agua en el Nombre de Jesús (sepultura) y la llenura del Espíritu Santo hablando en otras lenguas (resurrección) es el evangelio que nosotros debemos de compartir. Es evidente que solamente hombres en la Biblia compartían el evangelio.

¿Quiénes fueron nombrados entre los enviados?

Lucas 10:1-6 dice que Después de estas cosas, designó el Señor también a otros setenta, a quienes envió de dos en dos delante de él a toda ciudad y lugar adonde él había de ir. Y les decía: La mies a la verdad es mucha, mas los obreros pocos; por tanto, rogad al Señor de la mies que envíe obreros a su mies. Id; he aquí yo os envío como corderos en medio de lobos. No llevéis bolsa, ni alforja, ni calzado; y a nadie saludéis por el camino. En cualquier casa donde entréis, primeramente decid: Paz sea a esta casa. Y si hubiere allí algún hijo de paz, vuestra paz reposará sobre él; y si no, se volverá a vosotros.

¿Será que este pasaje está hablando con hombres y mujeres? La respuesta es ENFATICAMENTE NO. El obrero es un hombre. ¡La Mujer NO FUE ENVIADA! Si fuere así, quisiera saber que Pastor o Anciano mandará a su mujer a una ciudad o lugar donde el todavía no ha ido, diciéndole que No llevéis bolsa, ni alforja, ni calzado; y a nadie saludéis por el camino. En cualquier casa donde entréis, primeramente decid: Paz sea a esta casa. Y si hubiere allí algún hijo de paz, vuestra paz reposará sobre él; y si no, se volverá a vosotros.

Consideremos pues el resto de este pasaje. Y posad en aquella misma casa, comiendo y bebiendo lo que os den; porque el obrero es digno de su salario. No os paséis de casa en casa. En cualquier ciudad donde entréis, y os reciban, comed lo que os pongan delante; y sanad a los enfermos que en ella haya, y decidles: Se ha acercado a vosotros el reino de Dios. Lucas 10:7-9

Hombres Enviados:

 

Por cuanto hemos oído que algunos que han salido de nosotros, a los cuales no dimos orden, os han inquietado con palabras, perturbando vuestras almas, mandando circuncidaros y guardar la ley, nos ha parecido bien, habiendo llegado a un acuerdo, elegir varones y enviarlos a vosotros con nuestros amados Bernabé y Pablo, hombres que han expuesto su vida por el nombre de nuestro Señor Jesús el Cristo. Así que enviamos a Judas y a Silas, los cuales también de palabra os harán saber lo mismo. Hechos 15:24-27

Lo que has oído de mí ante muchos testigos, esto encarga a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros. II Timoteo 2:2

Estos dos pasajes confirman la necesidad de que sean hombres quienes deben llevar la carga de evangelizar, siendo idóneos para enseñar también a otros. No es necesario discutir el punto, es suficientemente claro; y además, No existe NI UNA sola Mujer en la Biblia que Evangelizo.

Jesús vino a preparar hombres:

He manifestado tu nombre a los hombres que del mundo me diste; tuyos eran, y me los diste, y han guardado tu palabra. Juan 17:6

Juan tuvo discípulos abiertos para aprender:

 

Aconteció que entre tanto que Apolos estaba en Corinto, Pablo, después de recorrer las regiones superiores, vino a Efeso, y hallando a ciertos discípulos, les dijo: ¿Recibisteis el Espíritu Santo cuando creísteis? Y ellos le dijeron: Ni siquiera hemos oído si hay Espíritu Santo. Entonces dijo: ¿En qué, pues, fuisteis bautizados? Ellos dijeron: En el bautismo de Juan. Dijo Pablo: Juan bautizó con bautismo de arrepentimiento, diciendo al pueblo que creyesen en aquel que vendría después de él, esto es, en Jesús el Cristo. Cuando oyeron esto, fueron bautizados en el nombre del Señor Jesús. Y habiéndoles impuesto Pablo las manos, vino sobre ellos el Espíritu Santo; y hablaban en lenguas, y profetizaban. Eran por todos unos doce hombres . Hechos 19:1-7

¡Entonces varones, prepárense, porque lo que viene es del Señor Jesús el Cristo para USTED!

¿Dónde Hay que Ir?

Romanos 15:18 Porque no osaría hablar sino de lo que Cristo ha hecho por medio de mí para la obediencia de los gentiles, con la palabra y con las obras, 19 con potencia de señales y prodigios, en el poder del Espíritu de Dios; de manera que desde Jerusalén, y por los alrededores hasta Ilírico, todo lo he llenado del evangelio de Cristo. 20 Y de esta manera me esforcé a predicar el evangelio, no donde Cristo ya hubiese sido nombrado, para no edificar sobre fundamento ajeno, 21 sino, como está escrito: Aquellos a quienes nunca les fue anunciado acerca de él, verán; Y los que nunca han oído de él, entenderán. 22 Por esta causa me he visto impedido muchas veces de ir a vosotros. 23 Pero ahora, no teniendo más campo en estas regiones, y deseando desde hace muchos años ir a vosotros.

Según Romanos 15, no debemos de tratar de quitarle los miembros de otra Iglesia, ni ir a evangelizar a los ya evangelizados. Debemos de buscar a los que no conocen este evangelio. Por supuesto que hay muchísimas Iglesias quienes no teniendo la verdad del evangelio, no lo predican. Debemos de ir primeramente a sus Pastores o Lideres, y si ellos no nos escuchen, entonces debemos de compartir este evangelio con todos de tal área o pueblo.

No se debe de hacer alianzas con Iglesias que no predican este evangelio. Aunque se enoje el diablo, hay que predicar el evangelio a todo aquel que todavía no lo hayan escuchado, sin considerar su estatus Religioso. Esto entonces incluye a los lideres y miembros de Iglesias quienes no predican el Verdadero Evangelio.

Consideramos lo que hacían Jesús el Cristo, Pablo y otros discípulos. Ellos al llegar a una ciudad, se metían en la Sinagoga de tal lugar, a predicarles lo del evangelio.

 

¿Cómo Hay que Ir?

Con Autoridad sanando y echando fuera demonios:

Esto significa que hay que salir bien orado y bien preparado. Dice Mateo 10:1-8 Entonces llamando a sus doce discípulos, les dio autoridad sobre los espíritus inmundos, para que los echasen fuera, y para sanar toda enfermedad y toda dolencia . . . A estos doce envió Jesús, y les dio instrucciones, diciendo: . . . Y yendo, predicad, diciendo: El reino de los cielos se ha acercado. Sanad enfermos, limpiad leprosos, resucitad muertos, echad fuera demonios; de gracia recibisteis, dad de gracia.

Aprendemos de Lucas 10:1 y 9, que Después de estas cosas, designó el Señor también a otros setenta, a quienes envió de dos en dos delante de él a toda ciudad y lugar adonde él había de ir. . . sanad a los enfermos que en ella haya, y decidles: Se ha acercado a vosotros el reino de Dios.

De dos en dos:

Después de estas cosas, designó el Señor también a otros setenta, a quienes envió de dos en dos delante de él a toda ciudad y lugar adonde él había de ir. Lucas 10:1

No estas paseando. Guarda tu mente a lo que vas (entonces no saludes a nadie por el camino); no vayais de casa en casa y declara paz a la casa que entrais:

Y les decía: . . . a nadie saludéis por el camino. En cualquier casa donde entréis, primeramente decid: Paz sea a esta casa. Y si hubiere allí algún hijo de paz, vuestra paz reposará sobre él; y si no, se volverá a vosotros. Lucas 10:2-9

Mateo 10:11-13 nos enseña: Mas en cualquier ciudad o aldea donde entréis, informaos quién en ella sea digno, y posad allí hasta que salgáis. Y al entrar en la casa, saludadla. Y si la casa fuere digna, vuestra paz vendrá sobre ella; mas si no fuere digna, vuestra paz se volverá a vosotros.

No llevais nada:

Lucas 10:3 nos enseña que: Id; he aquí yo os envío como corderos en medio de lobos. No llevéis bolsa, ni alforja, ni calzado; y a nadie saludéis por el camino

Mateo 10:9-10 nos enseña que: No os proveáis de oro, ni plata, ni cobre en vuestros cintos; ni de alforja para el camino, ni de dos túnicas, ni de calzado, ni de bordón; porque el obrero es digno de su alimento.

 

 

 

 

Comed lo que pongan delante de ti y posad en aquella misma casa:

Lucas 10:7-8 nos enseña que: Y posad en aquella misma casa, comiendo y bebiendo lo que os den; porque el obrero es digno de su salario. No os paséis de casa en casa. En cualquier ciudad donde entréis, y os reciban, comed lo que os pongan delante.

Mateo 10-11 nos enseña que: . . . el obrero es digno de su alimento. Mas en cualquier ciudad o aldea donde entréis, informaos quién en ella sea digno, y posad allí hasta que salgáis.

Saludad la casa al entrar, diciendo Paz sea a esta casa:

Mateo 10:12-13 nos dice que: Y al entrar en la casa, saludadla. Y si la casa fuere digna, vuestra paz vendrá sobre ella; mas si no fuere digna, vuestra paz se volverá a vosotros.

Lucas 10:5-6 dice que: En cualquier casa donde entréis, primeramente decid: Paz sea a esta casa. Y si hubiere allí algún hijo de paz, vuestra paz reposará sobre él; y si no, se volverá a vosotros.

Si NO os reciban:

Lucas 10:10-12 dice que: Mas en cualquier ciudad donde entréis, y no os reciban, saliendo por sus calles, decid: Aun el polvo de vuestra ciudad, que se ha pegado a nuestros pies, lo sacudimos contra vosotros. Pero esto sabed, que el reino de Dios se ha acercado a vosotros. Y os digo que en aquel día será más tolerable el castigo para Sodoma, que para aquella ciudad.

Mateo 10:14 nos dice que: Y si alguno no os recibiere, ni oyere vuestras palabras, salid de aquella casa o ciudad, y sacudid el polvo de vuestros pies. De cierto os digo que en el día del juicio, será más tolerable el castigo para la tierra de Sodoma y de Gomorra, que para aquella ciudad.

Es claro entonces, que al ir a evangelizar, une debe de también: Sanar enfermos, limpiar leprosos, resucitar muertos, echar fuera demonios; con Autoridad; yendo de DOS en DOS; sin saludar a alguien por el camino. Primeramente, hay que declarar paz a la casa que entrais, posando en aquella misma casa, comiendo y bebiendo lo que os den sin pasar de casa en casa. No llevando bolsa, Ni proveiendo oro, ni plata, ni cobre en vuestros cintos (no llevando dinero en vuestra cartera); ni de alforja para el camino, ni de dos túnicas,(cambio de traje) ni de calzado, ni de bordón; porque el obrero es digno de su alimento. Si alguno no os recibiere, ni oyere vuestras palabras, salid de aquella casa o ciudad, y sacudid el polvo de vuestros pies; saliendo por sus calles, decid: Aun el polvo de vuestra ciudad, que se ha pegado a nuestros pies, lo sacudimos contra vosotros.

***Nótese que el orden de evangelizar solamente se refiere a los HOMBRES, Bíblicamente. Al menos que alguien quiera mandar a su mujer a posar en casa de un desconocido, lo cual la Biblia no aprueba. ¡No existe prueba ni record Bíblico, que aprueba que una mujer salga a Compartir el Evangelio con NADIE! ¡Favor de practicar lo Bíblico!

Comparta el evangelio entonces, para preparar al oyente para el reino de los cielos, ya que Jesús nos manda a decirles que: Se ha acercado a vosotros el reino de Dios. Fue este mismo Jesus que le dijo a Nicodemo que tenia que Nacer de agua y Espiritu para poder entrar en el Reino de Dios.

EL DENUEDO:

1 Tesalonicenses 2:1 Porque vosotros mismos sabéis, hermanos, que nuestra visita a vosotros no resultó vana; 2 pues habiendo antes padecido y sido ultrajados en Filipos, como sabéis, tuvimos denuedo en nuestro Dios para anunciaros el evangelio de Dios en medio de gran oposición. 3 Porque nuestra exhortación no procedió de error ni de impureza, ni fue por engaño, 4 sino que según fuimos aprobados por Dios para que se nos confiase el evangelio , así hablamos; no como para agradar a los hombres, sino a Dios, que prueba nuestros corazones.

(Vease también el Libro: La Mujer Virtuosa y su lugar entre los santos.)

Derechos Reservados Ó 2002 - 2004 por La Voz Apostólica Intl. Inc. Favor de No Copiar.

Publicación: LaVoz: 700 Walnut Ridge Dr. Suite 1093; Irving TX 75038

Tel: 214.510.1212/ 1-866-el-final (353-4625) Email: lavozapostolica@netzero.com

El Testificar

y el Lugar de la Mujer

 

Pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra. Y habiendo dicho estas cosas, viéndolo ellos, fue alzado, y le recibió una nube que le ocultó de sus ojos. Y estando ellos con los ojos puestos en el cielo, entre tanto que él se iba, he aquí se pusieron junto a ellos dos varones con vestiduras blancas, los cuales también les dijeron: Varones galileos, ¿por qué estáis mirando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo. Hechos 1:8-11

Y muchos de los samaritanos de aquella ciudad creyeron en él por la palabra de la mujer, que daba testimonio diciendo: Me dijo todo lo que he hecho. Entonces vinieron los samaritanos a él y le rogaron que se quedase con ellos; y se quedó allí dos días. Y creyeron muchos más por la palabra de él, y decían a la mujer: Ya no creemos solamente por tu dicho, porque nosotros mismos hemos oído, y sabemos que verdaderamente éste es el Salvador del mundo, el Cristo. (Juan 4:39-42) Acuerdese que esta mujer les daba testimonio diciendo: Me dijo todo lo que he hecho.

 

Mujeres de Distinción CreyeronNo evangelizaron:

Así que creyeron muchos de ellos, y mujeres griegas de distinción, y no pocos hombres. Cuando los judíos de Tesalónica supieron que también en Berea era anunciada la palabra de Dios por Pablo, fueron allá, y también alborotaron a las multitudes. Hechos 17:12-13

MUJERES deben de Testificar Lo que han Visto o Experimentado, (como todos) mas NO ENSENAR!

La mujer samaritana

Hay algunos quienes consideren a la mujer samaritana como una evangelista. Dice la Biblia en Juan 4:28-30: Entonces la mujer dejó su cántaro, y fue a la ciudad, y dijo a los hombres: Venid, ved a un hombre que me ha dicho todo cuanto he hecho. ¿No será éste el Cristo? Entonces salieron de la ciudad, y vinieron a él. Ella en ninguna ocación compartio el evangelio de Jesús el Cristo, asi que seria absurdo considerar que ella estaba evangelizando. Sin embargo, es evidente que ella fue a testificar. Ella les dijo a los hombres que Venid, ved a un hombre que me ha dicho todo cuanto he hecho. ¿No será éste el Cristo? Ella ni estaba segura que Jesús era el Cristo, entonces fue a buscar a los hombres de la ciudad quienes ella consideraba que le podian dar una respuesta a su pregunta de: ¿No será éste el Cristo?

Nótese que esta misma mujer que algunos malinterpretan como evangelista, fue a la ciudad a buscar consejo de los hombres, no las mujeres. Si una mujer quiere aprender algo, debe de esperar la enseñanza de los hombres, tal como esta mujer samaritana esperaba que los hombres de su ciudad confirmarían su pregunta.

Cuando uno es testigo de un accidente, esto no quiere decir que son expertos, ni que entienden completamente que fue lo que causo tal accidente. Es igual con la mujer samaritana. Ella vio a Jesús y hablo con El, sin embargo cuando ella regresó a su ciudad para hablar con los hombres, no les explico el evangelio sino que hablo de lo que había visto y oído (testifico). Ellos mismos entonces, vinieron a Jesús para ver si de verdad era el Cristo.

Y muchos de los samaritanos de aquella ciudad creyeron en él por la palabra de la mujer, que daba testimonio diciendo: Me dijo todo lo que he hecho. Entonces vinieron los samaritanos a él y le rogaron que se quedase con ellos; y se quedó allí dos días. Y creyeron muchos más por la palabra de él, y decían a la mujer: Ya no creemos solamente por tu dicho, porque nosotros mismos hemos oído, y sabemos que verdaderamente éste es el Salvador del mundo, el Cristo. (Juan 4:39-42) Acuerdese que esta mujer les daba testimonio diciendo: Me dijo todo lo que he hecho. Ella no evangelizó, sino que testificó de lo que le había acontecido. Las mujeres de hoy deben de hacer lo mismo. Las mujeres deben de testificar de las grandezas que Dios ha hecho en sus vidas, sin embargo ellas no pueden enseñar estudios Biblicos ni predicarle a nadie!

Las mujeres y Las Buenas Nuevas:

Mas el ángel, respondiendo, dijo a las mujeres: No temáis vosotras; porque yo sé que buscáis a Jesús, el que fue crucificado. No está aquí, pues ha resucitado, como dijo. Venid, ved el lugar donde fue puesto el Señor. E id pronto y decid a sus discípulos que ha resucitado de los muertos, y he aquí va delante de vosotros a Galilea; allí le veréis. He aquí, os lo he dicho. Entonces ellas, saliendo del sepulcro con temor y gran gozo, fueron corriendo a dar las nuevas a sus discípulos. Y mientras iban a dar las nuevas a los discípulos, he aquí, Jesús les salió al encuentro, diciendo: ¡Salve! Y ellas, acercándose, abrazaron sus pies, y le adoraron. Entonces Jesús les dijo: No temáis; id, dad las nuevas a mis hermanos, para que vayan a Galilea, y allí me verán. Mateo 28:5-10

Aunque también nos han asombrado unas mujeres de entre nosotros, las que antes del día fueron al sepulcro; y como no hallaron su cuerpo, vinieron diciendo que también habían visto visión de ángeles, quienes dijeron que él vive. Y fueron algunos de los nuestros al sepulcro, y hallaron así como las mujeres habían dicho, pero a él no le vieron. Lucas 24:22-24

¡Nótese que estas mujeres testificaron de lo que habían visto, y llevaron las nuevas de Jesús a sus discípulos sin añadirle una Exhortación, Enseñanza, o Predica! No predicaron el evangelio, sino que dieron su testimonio, compartiendo lo que Jesús les había dicho.

Mujeres Tienen que estar Dispuestas a ir a la cárcel por su Testimonio:

Perseguía yo este Camino hasta la muerte, prendiendo y entregando en cárceles a hombres y mujeres; Hechos 22:4

Saludad a Andrónico y a Junias, mis parientes y mis compañeros de prisiones, los cuales son muy estimados entre los apóstoles, y que también fueron antes de mí en Cristo. Romanos 16:7

 

 

En Conclusión:

No os engañéis a vosotros mismos. NO ES BIBLICO QUE UNA MUJER EN LA IGLESIA O FUERA DE LA IGLESIA, PREDIQUE O ENSENE EL EVANGELIO.

Ninguna mujer en la Biblia lo hizo.

La mujer tiene todo derecho de Testificar en el publico, sin embargo ya que no puede hablar en la congregación de los santos, ella no puede testificar en la Iglesia.

 

Si Jesús el Cristo NO Escogió a una MUJER para ser su apostola - uno de los 12 Apostoles, entonces Quienes somos nosotros para escogerlas para ser Misioneras, Pastoras, Obispas etc?

 

 

Derechos Reservados Ó 2002 - 2004 por La Voz Apostólica Intl. Inc. Favor de No Copiar.

Publicación: LaVoz: 700 Walnut Ridge Dr. Suite 1093; Irving TX 75038

Tel: 214.510.1212/ 1-866-el-final (353-4625) Email: lavozapostolica@netzero.com

Contáctenos para el Estudio Completo:
 
 

La Librería Apostólica